Una entretenida actividad práctica tuvieron los alumnos de tercer año de Fonoaudiología, ya que el 2 de octubre se trasladaron al Centro Educativo de Recursos Especiales (CERES) a realizar una evaluación clínica de la deglución a los estudiantes de este establecimiento.

Para Martina Castro, una de las alumnas de Fonoaudiología UDD, “es inexplicable y hermoso el poder conectarse con la realidad y más aún si se trata de niños en situación de discapacidad. Definitivamente, me llenó de alegría, me enriqueció el corazón y, por supuesto, me enamoró aún más de la Fonoaudiología”.

La futura fonoaudióloga agrega que estas actividades “son muy necesarias, pues así aprendemos a desarrollar nuestras habilidades blandas y a desenvolvernos en lo que será nuestro quehacer durante toda nuestra vida. Estoy convencida que la teoría es simple, muchas veces generaliza y se basa en una norma, sin embargo, en la práctica nos encontramos que no es así del todo, que siempre hay una excepción a la regla y que en salud, todo puede pasar”.

Específicamente el grupo de 9 alumnos llevó a cabo una completa evaluación clínica de la deglución a niños con daño neurológico y atención temprana de este establecimiento.

“Estas actividades benefician mucho mi formación, porque harán que en un futuro está más preparada al enfrentarme a un paciente. Por otra parte, me ayuda a aplicar mis conocimientos actuales y a adquirir otros nuevos. Además, creo que con estas actividades logramos darnos cuenta que hemos aprendido muchas cosas durante estos años y personalmente eso hace sentirme orgullosa de mis logros y capacidades”, destaca con entusiasmo Camila Sanhueza, una de las alumnas que participó en el práctico.

Compartir