Consuelo Stemberga y su experiencia en Illapel

La profesional confiesa que la UDD influyó en su decisión de irse a colaborar al norte del país, principalmente por la realidad que conoció en distintos voluntariados universitarios.

“La universidad me permitió descubrir mi vocación que es el servicio y para mí eso significa servir a quienes más lo necesitan, a aquellos que no tienen acceso a una buena calidad de atención oral y es ahí donde yo puedo intervenir, con lo mejor que puedo entregarles como odontóloga de la UDD”, afirma con entusiasmo Consuelo Stemberga, egresada de 2015 de Odontología en la Universidad del Desarrollo.

Y es que a fines del año pasado, esta joven profesional decidió aventurarse y postular a la Etapa de Destinación y Formación (EDF), eligiendo la opción de ir a colaborar aIllapel, Región de Coquimbo, donde trabaja para el Servicio de Salud y al Departamento de Salud.

“Me motivó el sentido del servicio a la comunidad, a educarla en el tema de la salud oral, a trabajar en el sistema público y entregar lo mejor de mi trabajo a quienes más lo necesitan”, comenta Consuelo.

“Mi función se centra en atender a niños y embarazadas de las distintas localidades rurales del sector (13) en una clínica móvil, además de proporcionarles educación sobre salud e higiene oral. Todos los días nos dirigimos a una localidad distinta y nos instalamos ya sea en las postas, escuelas o estaciones médico rurales, dependiendo del lugar”, detalla.

Sobre la influencia de la UDD en su decisión de irse al norte del país, Consuelo agrega que “mientras estudiaba participé activamente en distintos voluntariados como Huella, Trabajos de Verano, Friendship and Oral Health, Forja, Desafío Levantemos Chile, donde pude intervenir educando, examinando y realizando tratamientos a distintas comunidades”.

Agrega que “desde los primeros años universitarios y a lo largo de la carrera tenemos los ramos sellos donde se nos exige intervenir en jardines infantiles o realizar actividades de promoción y educación en salud oral. Siempre, pensando en el paciente como un todo, no sólo en su boca”.

Compartir